Al igual que el método de refracción sísmica convencional, el método ReMi (Refraction Microtremor)  permite determinar la respuesta sísmica sobre la superficie de un depósito de suelo mediante la solicitación sísmica que se desarrolla sobre dicho depósito.

Este método permite, a través de un proceso de análisis espectral de las señales sísmicas, determinar la distribución de la velocidad de propagación de las ondas sísmicas de corte u ondas S (VS), a profundidades mínimas de hasta 30 metros y máximas de hasta 100 metros, en ambientes ruidosos como lo son las ciudades.

Esta metodología que forma parte de los métodos pasivos unidimensionales, la cual consiste básicamente en determinar la distribución de los valores de velocidad de propagación de las ondas sísmicas de corte u onda S bajo el subsuelo, a partir del análisis espectral de los ruidos sísmicos del ambiente provenientes del tráfico, máquinas, fábricas, oleaje oceánico, etc., y en general todo tipo de vibraciones de distintas frecuencias, a las que se les denomina microtremores.

Dentro de las ondas superficiales existen las llamadas ondas Rayleigh, que se forman en la cara libre de un sólido (la tierra en este caso) y hacen que las partículas se desplacen según una trayectoria elíptica retrógrada. En un terreno de suelos homogéneos la velocidad de propagación de la onda Rayleigh es independiente de su longitud de onda, pero no así en el caso de suelos estratificados heterogéneos. Cuando la velocidad de propagación y la frecuencia (o longitud de onda) de los frentes de onda sísmica son dependientes entre sí, se dice que la onda es dispersiva, y es el principio en que se fundamenta el método ReMi.

Si se generan ondas de superficie en un rango amplio de frecuencias, se puede inferir un perfil con la variación de velocidades de propagación de ondas Rayleigh a profundidad, dado que las de bajas frecuencias caracterizarán los estratos profundos, mientras que las de altas frecuencia caracterizarán aquellos cercanos a la superficie. Dicho de otro modo, el método ReMi se basa en la propiedad dispersiva de las ondas Rayleigh para caracterizar los diferentes estratos del subsuelo. La velocidad de propagación de las ondas Rayleigh depende de la velocidad de propagación de las ondas compresionales, densidad del subsuelo, estratificación y de la velocidad de propagación de las ondas de corte. Estos dos últimos parámetros afectan en mayor medida a esta velocidad de propagación, por lo que la inversión se efectúa entre ambos. 

El análisis de las ondas superficiales permite determinar el valor promedio de la velocidad de las ondas transversales (Vs) para los primeros 30 metros superficiales del terreno (VS30), valor que constituye un parámetro aceptado para la clasificación de suelos según las normativas vigentes en numerosos países. El formulismo utilizado es el siguiente:

 

Oficina Central, San Sebastián 2750 Of. 704, Las Condes.
Santiago de Chile. Teléfono +56 22 2345529; Celular +56 9 84551054
mail: segmi@netexpress.cl, aaraneda@segmi.cl, página web: www.segmi.cl